JÓVENES LLANQUIHUANOS PARTICIPARON DE PEREGRINACIÓN A LOS ANDES

Posted on octubre 25, 2010



Una mañana fría recibió a los miles de peregrinos entre ellos un poco mas de 10 llanquihuanos que fueron arribando en sus buses hasta la Hacienda Chacabuco, lugar de partida para la tradicional Peregrinación al Santuario de Teresa de Los Andes, que esta ocasión cumplió 20 años acompañando a los jóvenes en el entrañable encuentro con la figura de Teresa de Los Andes, la primera santa chilena.

Mucho ánimo y compromiso se vio en estos jóvenes que comenzaron a llegar cerca de las 3 de la mañana, y que con el paso de las horas aumentaron en número. Según estimaciones de Carabineros de Chile, cerca de 78 mil peregrinos llegaron a Chacabuco para recorrer las 14 estaciones animadas por las diversas pastorales y movimientos, por el Seminario Pontificio de Santiago, las hermanas carmelitas teresianas y la Comunidad de Taizé.

Empezando la tarde, en la cuesta lucía un imponente sol que obligó a los caminantes a protegerse del calor y a ingeniárselas para soportar el trayecto. Así, cerca de las 10:30 horas comenzaron a llegar los primeros peregrinos al Santuario, que fueron seguidos por una columna interminable que no paró hasta cerca de las 17:00 horas.

La peregrinación tuvo un especial sentido este año en que el país se ha visto golpeado por grandes dolores. Por esta razón la Iglesia en Chile nos ha hecho un llamado a sentarnos juntos en la mesa del Señor, invitación que fue el eje central de la homilía del Cardenal Errázuriz, quien celebró la que debiera ser su última eucaristía presidida como arzobispo de Santiago, en el contexto de esta celebración.

“Hoy que evangelio nos pide que Chile sea una mesa para todos”, apuntó monseñor Errázuriz, haciendo énfasis en que Cristo ha querido que “todos seamos invitados a la mesa que Él prepara para compartir como iguales”.

El Arzobispo de Santiago dijo además “porque tenemos fe y creemos en el Señor, queremos cumplir este anhelo, que es un proyecto exigente que requiere que volvamos a la base misma de nuestra fe”.

El cardenal hizo referencia a los mineros rescatados al mencionar que, como ellos, Dios quiere que podamos decir juntos “Estamos todos bien en el refugio, que es Cristo”, y para ello debemos realizar la gran tarea de rescatarnos unos a otros de la marginación, superando las diferencias de cualquier índole, ya sean sociales, económicas, o de raza.

“Somos invitados por Dios a una mesa para todos en la que hay justicia, verdad, paz, santidad y gracia. Asimismo, estamos invitados a trabajar para construir esa mesa y a ayudar a Jesucristo a poner en esa ella oportunidades, esperanzas, confianza, amistad”, enfatizó el cardenal.

Monseñor Errázuriz continuó citando la historia de Teresita, señalando que es apasionante, ya que a través de ésta es posible descubrir cómo llegó a un profundo encuentro con Jesucristo, que fue su anhelo permanente. “Pidámosle a Teresita que interceda para que nosotros también podamos llegar a ese encuentro tan personal con el Señor, para ser sus colaboradores invitando a toda nuestra patria a participar de esa mesa para todos”.

Finalmente, el cardenal nos instó a ser una patria que crea cada vez más en Jesucristo y que lo considere como el gran tesoro de nuestra cultura.

Con dolor en el alma

Los 20 años de la Peregrinación a Teresa de Los Andes fue una fiesta muy especial, pero que se vio enlutada por un fatal accidente que remeció a la comunidad joven de la Iglesia de Chile.

El Vicario de la Esperanza Joven, presbítero Galo Fernández, se refirió a este accidente en una declaración: “En medio de esta hermosa fiesta juvenil, hemos tenido que comunicar una desgracia, un hecho lamentable. En la madrugada, un conductor perdió el control del bus que manejaba, atropellando a una joven de 16 años que transitaba por la carretera hacia el Santuario de Santa Teresa de Los Andes. Aunque que fue atendida con prontitud y llevada al Hospital de San Felipe, donde los cirujanos hicieron todos los esfuerzos por controlar su delicado estado, falleció esta tarde. Es un hecho que nos entristece y nos enlutece completamente, por eso queremos expresarle a su familia nuestro dolor y nuestra solidaridad. Tuve la oportunidad de acompañarlos mientras operaban a la joven y estábamos todos muy esperanzados de que saliera bien. Pero ahora todo nuestro cariño está con ella, y tenemos la certeza de que, por ser una peregrina tenía en su corazón la ilusión de estar con Santa Teresita y con Dios, y no tenemos duda que su fe hará que nuestro Padre la acoja con su infinito amor”.

Las expresiones del sacerdote interpretan el sentir de todos los jóvenes que la Vicaría de la Esperanza Joven acompaña, que sienten suyo el dolor que la familia de esta joven está viviendo por su irreparable pérdida.

Fuente: Comunicaciones Vicaría de la Esperanza Joven

Un poco mas de 10 jóvenes Llanquihuanos participaron de esta peregrinación.

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized