ACTITUD DE ESPERANZA FRENTE A LOS DESASTRES NATURALES

Posted on marzo 14, 2011



Señor Director:

Me dirijo a Ud. tras ver una serie de canales de noticias y reflexionar frente a las catástrofes que han ocurrido tanto en nuestro país como en Japón. Considero que la sociedad y nuestros políticos, no deben entrar en discusiones respecto a qué gobierno enfrentó mejor las condiciones emanadas del embate de la naturaleza, mas bien, dar prioridad y resaltar la salvaguarda de cada persona. Pensemos en las costas de Coquimbo que fueron azotadas por marejadas y cuyos comerciantes deben empezar de cero nuevamente; por qué de mi cuestionamiento: Días antes del terremoto en Chile nos vinimos a radicar en la ciudad de Llanquihue desde Talca, por ende, considero que tengo mayor voz al momento de indignarme frente a estas disputas inútiles, gracias a Dios en mi familia no hubieron pérdidas humanas, sí materiales. Pero si no has crecido en los lugares afectados no puedes entender el verdadero dolor de contemplar tu ciudad y los lugares propios de tu región que arrasó tanto el terremoto como el tsunami, las secuelas de índole psicológicas son las que más demoran en sanar ya que las zonas aún son afectadas por réplicas en grados de 5 ó 6.

Considero que el mundo cristiano, en un reencuentro con la Fe y Esperanza, debe recordar el pacto que Dios estableció con Noé manifestado a través de un arcoíris, según la Biblia. El pasado viernes, día del terremoto en Japón, nuestra ciudad por la tarde se vio invadida de las señales de la naturaleza que nos hacen memoria a esta lectura bíblica, en el cielo aparecieron una serie de arcoíris, incluso uno doble. ¿Qué tan distantes estamos de Dios si no somos capaces de valorar sus maravillas?.

Son tiempos de cuaresma, de reflexión aún para quien no profese alguna religión o credo, son tiempos en que quienes han estado juntos en las desgracias naturales han estrechado sus vínculos con sus vecinos volviendo a reencontrar el espíritu de solidaridad con el prójimo. Éstas son las actitudes que debemos.

Agradeciendo su acogida, atentamente a Ud.

Marlene Orellana Corvalán

Anuncios
Posted in: Uncategorized